La Auriculoterapia estudia la terapia de la oreja.

Hipócrates hace referencia a su uso, luego de su viaje a Egipto (siglo IV a.c. )

El Francés Dr. Paul Nogier, fue el primero en desarrollar una verdadera Auriculoterapia y crear una cartografía detallada del pabellón auricular.

La oreja es un microcosmo, donde al igual que el iris, en la mano, en la planta del pie, se encuentra representado todo el cuerpo humano y sus funciones. Por lo que al ser estimulada una parte de la oreja tendrá efecto en la parte del organismo relacionada con dicha zona.

Actualmente se conocen alrededor de 200 puntos biológicamente activos en la oreja con los cuales se pueden tratar numerosas enfermedades.

Su acción analgésica, sedativa, anticonvulsivante, antinflmatoria, antitusígena y antipirética es muy rápida.

La Auriculoterapia tiene numerosas aplicaciones en los estados de desequilibrio psicológico y físico, mental y emocional. Estimulando ciertos puntos en la oreja obtenemos un efecto local (sobre una víscera o un órgano) y acción general, que tiene un efecto generalizado sobre diversas partes o funciones del organismo.

El terapéutica generalmente utiliza agujas filiformes, tachuelas, balines, semillas e imanes, luego de marcar el punto, la limpia de la zona y  procediendo a insertar la aguja en la depresión  hecha con el instrumento empleado.