Podemos decir que las cáscaras son la piel de la fruta. Es el lugar con el que la fruta interactúa con la luz, formando una variedad de pigmentos que absorben diferentes longitudes de onda de la luz, como es el caso de los flavonoides y los carotenoides (los cuales, dicho sea de paso, son muy beneficiosos para nuestra salud).

– Cáscara de manzana

La piel de una manzana cuenta con beneficios potenciales más allá de su contenido de vitaminas. Ayuda a reducir los niveles de grasas en la sangre (Colesterol y Triglicéridos). También es rica en ácido ursólico, el cual disminuye la masa grasa y aumenta la grasa magra. Puede inhibir o matar células cancerosas.

Un antioxidante llamado quercetina, que se encuentra principalmente en la piel de la manzana, puede ayudar a la función pulmonar, aliviar los problemas de respiración y proteger sus pulmones de irritantes. La quercetina también se cree que lucha contra el daño del tejido cerebral y proteger su memoria.

– Cáscara de naranja

Especialmente ricas en antioxidantes naturales y en vitamina C, ideales para disfrutar de un buen funcionamiento del sistema inmunológico. Aporta fitonutrientes y flavonoides en mayores cantidades que la propia pulpa de la naranja. La cáscara de naranja ofrece gran ayuda para combatir la insuficiencia respiratoria. La misma provoca un efecto de limpieza en el pulmón mediante la descomposición de la congestión, y la expulsión de la misma.

Su cáscara es especialmente recomendada a la hora de disfrutar de una buena digestión, gracias en especial a sus propiedades antiinflamatorias, ayuda a reducir las molestias causadas por flatulencias, la diarrea y en general por malas digestiones. Es relajante, por lo que ayuda a dormir mejor.

– Cáscara de la mandarina

Científicos de la Escuela de Farmacia de Leicester (Reino Unido)(4) dieron a conocer un estudio en el cual se dice que la cáscara de la mandarina contiene un compuesto (salvestrol Q40) eficaz para combatir distintos tipos de cáncer. La piel de la mandarina también ayuda a eliminar el plomo, el cadmio y el mercurio del organismo, convirtiéndose en una fruta ecológica.

Para utilizarla, tritura la cáscara con un poco de jugo de la misma fruta. Toma en ayunas y sin colar. No se aconseja a las personas con colon irritado, gastritis o úlceras

 – Cáscara de limón

En la cáscara del limón se encuentran sustancias medicinales muy importantes como lo son su aceite esencial, citronela (fungicida), felandreno, vitamina C, ácido cítrico, ácido málico, ácido fórmico, hesperidina o pectinas, entre otras. Ayuda a eliminar bacterias de la boca, quita el mal aliento, cambia el ph del cuerpo y lo alcaliniza por lo que ayuda a prevenir enfermedades.

Combate la hinchazón abdominal, reduciendo a su vez los gases intestinales. Ayuda a depurar el hígado gracias a sus efectos desintoxicantes, que estimulan la eliminación de sustancias tóxicas y desechos. Favorece la digestión y previene problemas de estreñimiento. Por sus altos contenidos de vitamina C y otras vitaminas, es un potente fortalecedor del sistema inmunológico que ayuda a prevenir infecciones, gripes, resfriados y problemas respiratorios. Favorece la alcalinidad de la sangre. Ayuda a disminuir los niveles de presión arterial alta. Combate el nerviosismo. Es antiséptica. Elimina el exceso de grasa en la piel, gracias a sus propiedades astringentes. Ayuda a blanquear las manchas en la piel y los dientes. Tiene un poderoso efecto anticancerígeno que podría ayudar a desintegrar tumores malignos.

– Cáscara de piña

El agua de piña tiene beneficios tanto depurativos como diuréticos, de manera que ayuda a disolver los cálculos renales a la vez que es útil para perder exceso de líquido corporal o retención de líquidos y a desinflamar. A demás es útil para disminuir la grasa corporal, reducir el colesterol LDL y disminuir el estreñimiento.

 ¿De qué forma es mejor consumirlas (¿directamente con la fruta? en “agüitas”? ralladas?)

Se puede consumir en forma de agüitas y así aprovechamos de hidratarnos y limpiar el organismo. También se puede consumir directo en la fruta, ralladas o deshidratadas.

 ¿Qué hay de cierto en que las cáscaras son las que más absorben los pesticidas, por ejemplo? ¿Cuál es la mejor forma de limpiarlas?

Como regla general, es mejor utilizar siempre las frutas y vegetales orgánicos. No importa cuánto lo digamos, nunca es suficiente cuando se trata de los efectos de los pesticidas, herbicidas y otros químicos utilizados en algunas operaciones de cultivo comercial. En pocas palabras, eso es veneno.

No obstante, basta con realizar un lavado meticuloso de estos alimentos con agua (o con productos especializados) para evitar ingerir este tipo de residuos.

Si va a consumir la cascara de la fruta, siempre tener en cuenta el lavado de esta antes de utilizarla, en el caso de las manzanas fijarse que no traigan una capa de cera brillosa y en el caso de limones, naranjas, piña, etc. lavar bajo el chorro de agua tibia y restregar bien con una escobilla. Se puede realizar un desinfectante natural utilizando 1 cucharada de vinagre o bicarbonato de sodio en 1 litro de agua, sumergir y dejar reposar la fruta unos minutos para eliminar los pesticidas.

 

Departamento de Nutrición

Centro Natural Clinic